Más allá de la mirada

by marc chalamanch
0 comment

«Rikyu observaba a su hijo Sho-an mientras este barría y regaba el sendero del jardín. 
‘Aún no está bastante limpio’, dijo Rikyu cuando Sho-an hubo acabado su tarea, y le ordenó recomenzarla. 
Al cabo de una hora tediosa, el hijo se dirigió a su padre. 
‘Padre, ya no se puede hacer nada más. He lavado tres veces los peldaños, los faroles de piedra y los árboles están bien rociados con agua, el musgo y los líquenes brillan con un fresco verdor; no he dejado ni una ramita ni una hoja en el suelo’.
‘¡Criatura imbécil!’,-refunfuñó el maestro- ‘no es así como hay que barrer una galería’ y pronunciadas estas palabras Rikyu descendió al jardín, sacudió un árbol y esparció entre las piedras del camino hojas doradas y carmesíes, ¡fragmentos del brocado del otoño! …” – aclara Okakura – “Lo que Rikyu exigía en el trabajo no sólo era pulcritud, sino también gusto y naturalidad”.

Kakuzo Okakura, “the book of thea” libro completo en pdf.
ed. española: “el Libro del Té
texto recogido del artículo de Pablo Twose «Polvo» para e n g a w a # 1 2

(Fotografía Marc Chalamanch, Tailandia, Si Satchanalai 2008) 

You may also like

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Read More

Política de privacidad y cookies